SEMI e IMAS impulsan “El Hospital del Futuro”, un nuevo modelo de atención en red abierto a la comunidad

imagen Hospital del Futuro

El envejecimiento de la población y el aumento de las enfermedades crónicas han dado paso a una nueva realidad sanitaria en los últimos años. Ante esta situación, los expertos demandan cambios en la organización asistencial para atender las necesidades de salud que presentan los pacientes en la actualidad. El nuevo modelo asistencial, centrado en las necesidades del paciente a lo largo de su proceso, implica una organización más matricial y en red, con menos compartimentos estancos, priorizando la asistencia ambulatoria y comunitaria. Son numerosas las iniciativas de reforma de los hospitales públicos en países con sistemas sanitarios similares al Sistema Nacional de Salud (SNS), como el Karolinska Hospital (Estocolmo, Suecia) con una atención de “bloques de procesos” o la de los hospitales daneses con una “gestión departamental” (unidades clínicas). La misma existencia central del “hospital” está cuestionada.

En España, poco se está haciendo para modificar la estructura de la atención. Ante el aumento de la presión asistencial, la calidad y sostenibilidad del sistema pueden verse comprometidas a medio y largo plazo. Ante esta situación, la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) en colaboración con la Fundación Instituto para la Mejora de la Asistencia Sanitaria (Fundación IMAS) ha iniciado un proyecto para establecer las nuevas formas de organización del ‘Hospital del Futuro’. En la propuesta de SEMI e IMAS, el hospital del futuro en el SNS debe insertarse dentro de una red de servicios que garantice la continuidad e integralidad de la asistencia, primando el bienestar y la autonomía del paciente.

“Los futuros hospitales deben mantener la calidad 24 horas al día, 7 días a la semana y 365 días al año. Es muy importante que se fomente la continuidad asistencial entre servicios y se colabore en actividades educativas y preventivas dirigidas a la población; todo ello mediante el uso de las Tecnologías de la Información y Comunicación. En definitiva, mejorar de forma continua la calidad de los servicios que prestan al ciudadano”, ha afirmado el doctor Ricardo Gómez Huelgas, presidente de la SEMI y director científico del proyecto. “Hemos presentado el proyecto a otras sociedades, incluida FACME- Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas-, para recoger sus aportaciones y establecer un documento de consenso que podamos presentar al Ministerio de Sanidad”, ha indicado el experto.

“Las sociedades científicas están liderando un proceso de transformación del SNS basado en el profundo conocimiento del sistema y de las necesidades de la atención. Tanto Los Retos del Sistema Nacional de Salud –el cual señala 12 reformas fundamentales del sistema sanitario-, como otras iniciativas como El Cardiólogo y la Cardiología del Futuro de la Sociedad Española de Cardiología son excelentes documentos de trabajo para la mejora del sistema”, afirmado el Dr. Francisco Javier Elola, director de la Fundación IMAS. “Esperamos que la administración preste atención a estas iniciativas para que las reformas se hagan efectivas de forma cohesionada en todo el Sistema Nacional de Salud, disminuyendo las desigualdades de la atención entre regiones y hospitales”.

Algunas características del Hospital del Futuro

El Hospital del Futuro supone sacar al hospital fuera de sus muros. Invertir en educación para la salud, establecer redes asistenciales y fomentar la continuidad de cuidados. Las innovaciones tecnológicas facilitarán el manejo comunitario y domiciliario de pacientes crónicos complejos, así como el seguimiento de pacientes con factores de riesgo elevado. Además, dichas innovaciones tenderán a reducir las estancias y “ambulatorizar” los procedimientos intervencionistas, lo que llevará una menor necesidad de camas de hospitalización convencional.

El hospital del futuro en el SNS deberá organizarse de forma que promueva la implicación de los profesionales en su gestión y esta premisa no tiene solamente justificación en la mejora de la calidad y eficiencia, sino que tiene un fundamento ético: el profesionalismo. Además, deberá incorporar al paciente (y, en su caso, cuidador) como un agente activo en el manejo de su salud, adaptarse a las demandas de los ciudadanos e incorporar a las asociaciones de pacientes como agencias interesadas en la gestión del centro.

Los hospitales del futuro en el SNS deberán tender a eliminar la variabilidad no justificada en la práctica clínica, estandarizando los procesos asistenciales, auditarlos, y medir y hacer públicos los resultados. Para aquellos procesos y procedimientos donde hay evidencia de asociación entre volumen y resultados se debe regionalizar la asistencia, para lo que se requiere la disponibilidad de sistemas de movilidad adecuados. El desarrollo de plantillas vinculadas a la red asistencial facilitaría el acceso de profesionales de centros de “bajo volumen” a la complejidad tecnológica, así como facilitaría la disponibilidad de profesionales en hospitales locales. Un ejemplo de este modelo es la CardioRed 1 “Corazón a Corazón”.

Patrocinadores IMAS

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo. Acepto las cookies de este sitio. Políticas de privacidad