El Registro Nacional en Displasia Broncopulmonar revela la relación entre la enfermedad y la inmadurez gestacional de los neonatos

Ponentes del II Curso GEIDISEl 24 de abril, en el II Curso del Grupo Español de Investigación en Displasia Broncopulmonar (GEIDIS) sobre Displasia Broncopulmonar (DBP), se han publicado los datos del Registro Nacional de esta enfermedad correspondientes al año 2017. La Displasia Broncopulmonar es una enfermedad pulmonar crónica del recién nacido prematuro que provoca una interrupción del crecimiento pulmonar limitando la función respiratoria de grado variable. El Registro, en el que han participado 72 hospitales (lo que supone el 90% de los centros del Sistema Nacional de Salud que tratan a pacientes susceptibles de padecer esta patología), aporta datos de más de 1.000 pacientes recogidos entre enero de 2016 y diciembre de 2017, ofreciendo una fotografía muy precisa de las características epidemiológicas de esta enfermedad.

A lo largo de 2017 se ha recogido información de 479 pacientes, el 23% proceden de Andalucía, el 20% de la Comunidad de Madrid y el 12% de Cataluña. Según los nuevos datos obtenidos, la edad gestacional media de los que han desarrollado DBP es de 27 semanas, y la gran mayoría de los que la han desarrollado eran menores de 32 semanas (97,4%). Esta patología, que provoca una estancia media hospitalaria al nacer de unos 3 meses y una tasa de mortalidad intrahospitalaria del 2,5%, afecta sobre todo a varones (54%, según los últimos datos). El 44% de los pacientes sufrieron formas leves de la enfermedad o grado I, el 25% grado II o moderados y el 22% fueron grado III o grave, viéndose una clara relación entre inmadurez gestacional y gravedad de la enfermedad. "Al relacionarse con la prematuridad extrema nuestras tasas de DBP son semejantes a las de nuestro entorno", ha afirmado el Dr. Manuel Sánchez Luna, jefe de Servicio de Neonatología del Hospital Gregorio Marañón de Madrid y director de GEIDIS.

"Los datos del registro nos dan a conocer la incidencia y las características de esta enfermedad. Al ser una consecuencia de la prematuridad, vemos también cómo se relaciona con ella y fundamentalmente con el grado de prematuridad. Además, nos permite homogeneizar criterios de diagnóstico y de seguimiento de estos pacientes, algo fundamental para conocer mejor la historia natural de esta enfermedad sin sesgos diagnósticos", explica el doctor Sánchez Luna.

El 66% de los pacientes nacieron por cesárea y el 44% precisó ventilación invasiva en los primeros 10 minutos tras nacer, porcentaje que ascendió hasta el 50,5% en la primera hora. "Como se ve en estos datos, no siempre encontramos un antecedente traumático en la Displasia Broncopulmonar como la ventilación mecánica invasiva. Probablemente esta enfermedad tiene un origen multifactorial y prenatal", afirma el Dr. Sánchez Luna, quien es miembro de la Academia Internacional de Medicina Perinatal. En cuanto al tratamiento de las madres, el 66% recibió un ciclo completo de corticoesteroides antenatales para la maduración pulmonar fetal, mientras únicamente el 15% de las gestantes no recibió ningún tipo de esteroides antenatales.

La DBP y las infecciones respiratorias

Durante el Curso, al que han acudido unos 200 neonatólogos, neumólogos infantiles, pediatras y residentes de pediatría, se han abordado temas como la prevención del daño inducido por el respirador, por parte del Filip Cools de Bruselas, con una gran experiencia en el cuidado respiratorio de los recién nacidos más inmaduros; el impacto de la nutrición en el desarrollo de DBP por parte del doctor Eduardo Villamor de Maastricht, que ha revisado la evidencia médica al respecto; y los retos y oportunidades de las infecciones respiratorias que afectan a los niños con DBP..

“Las infecciones respiratorias, muy especialmente las víricas y las que tienen lugar en los primeros meses de edad, tienen un efecto complejo ya que pueden modificar el normal desarrollo de la vía aérea. Concretamente, los bebés infectados por virus como el VRS (Virus Respiratorio Sincitial), desarrollan con más frecuencia formas de sibilancias de repetición”, explica el doctor Sánchez Luna. “El VRS tiene una especial agresividad en pacientes de alto riesgo como son prematuros, DBP y cardiopatías congénitas. En estos casos, es posible padecer una forma muy grave de insuficiencia respiratoria que puede ser letal o dejar consecuencias a medio y largo plazo. Por lo que estos pacientes han de estar protegidos frente a estos virus de la mejor manera posible”, declara el doctor.

Con esta clase de iniciativas, GEIDIS -puesto en marcha con el apoyo de la Fundación IMAS-persigue fomentar el conocimiento de la DBP y los factores asociados a la enfermedad entre profesionales y pacientes permitiendo despejar todas las dudas sobre los cuidados que se necesitan a día de hoy. "Actualmente existen pocos estudios poblacionales que además nos clasifiquen la DBP según el pronóstico. Una de las grandes oportunidades del registro GEIDIS es el mejor cuidado de estos pacientes y evitar la sobre medicación a veces innecesaria, además de conseguir que sean pacientes seguidos por especialistas en neumología, cardiología y nutrición, lo que evitará complicaciones a medio y largo plazo", concluye el doctor Sánchez Luna.

Más información

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo. Acepto las cookies de este sitio. Políticas de privacidad