Basar los proyectos en los grupos es más rentable que basarlos en personalidades

Video         

Entrevistamos a Vicente Bertomeu, Presidente Anterior de la SEC y Director del Área de Formación de IMAS, quien comparte sus aprendizajes a la hora de dirigir la SEC, así como los elementos que le han llevado a organizar Maestrías con éxito. Nuestro Patrono destaca asimismo el valor añadido de la Fundación IMAS como plataforma de formación. Para Bertomeu, el truco es saber aprovechar la fuerza del grupo, integrando a cada una de las personalidades en él.

Pregunta: ¿Cuáles son los mayores déficits de la formación sanitaria en nuestro país?

Respuesta: No suelen haber programas estructurados de formación y, por otra parte, los que existen no tienen reconocimiento académico. La razón de ambos déficits es que, básicamente, la formación en sanidad está financiada casi totalmente por la industria farmaceútica. La industria farmaceútica lógicamente financia o potencia proyectos educativos que tienen relación con sus áreas de interés como comercializaciones de nuevas moléculas, etc. y sólo en contadas ocasiones generan recursos para una formación no condicionada a sus intereses puntuales. Eso hace que muchas veces todos estos proyectos tengan un corto plazo y, además, un interés en las áreas más comerciales.

P: ¿Cuál es la situación de la formación en cardiología?

R: Nosotros tenemos una situación algo mejor porque ya identificamos hace cinco años esta situación y elaboramos una serie de programas. Básicamente, 6 Másteres que actualmente están en curso, de los cuales se han hecho varias ediciones. Son Másteres organizados con una financiación no condicionada al objetivo de tal forma que no tienen ninguna relación con un área de interés comercial. Son másteres genéricos: Másteres de Avances en Cardiología General, otro de imagen, de Cuidados Agudos Cardiológicos e, incluso, hemos puesto en marcha un Máster en Dirección de Unidades Clínicas que es un déficit en la formación de todos los profesionales. La gestión no se estudia en la carrera ni en la residencia ni en ningún sitio de tal forma que los profesionales nos vemos con el desafío de organizar unidades sin tener una formación básica previa.

P: ¿Cuál ha sido la clave en la organización de los Másteres de la SEC?

R: La clave es que se han organizado evitando los personalismos y dándoles un componente institucional muy importante. Por ejemplo, en el Máster de Avances en Cardiología participan todas la secciones científicas de la Sociedad de tal forma que no es un Máster de un grupo de profesionales por mucho prestigio que tengan si no que es un Máster en el cual se sienten reconocidos todos los miembros de la Sociedad Española de Cardiología. Yo creo que eso ha sido la característica que ha condicionado el éxito.

P: ¿Qué valor añadido aporta la Fundación IMAS a la formación profesional sanitaria?

R: Ante todo hay que decir el que la Fundación IMAS es una organización sin ánimo de lucro que está compuesta por Patronos que son presidentes de Sociedades Científicas o personas relevantes del entorno sanitario. Que es una herramienta de FACME para generar actividades de formación e investigación de interés para las sociedades científicas. Tiene dos grandes ventajas: por una parte, la falicidad de inter-relacionar diferentes sociedades científicas en proyectos comunes de interés para todas -lo cual es un cauce muy natural de entendemiento y de relación entre ellos- y por otra parte aporta el conocimiento de cómo se organizan actividades de formación y de investigación que ha sido éxito en diferentes sociedades científicas. Por lo tanto, aporta la parte de relación y de networking, y tambien el componente del “know how”, del conocer cómo se hacen las cosas para facilitar a las sociedades científicas, que en ocasiones tienen pocos recursos, desarrollar proyectos que son ambiciosos.

P: Después de presidir la SEC, ¿qué consejos daría a alguien que fuera a dirigir una organización similar?

R: El principal aprendizaje es que todo el mundo tengamos en cuenta de que en la SEC hay un gran capital intelectual. Hay una gran cantidad de personas con mucha formación y con un gran desinterés para trabajar para la propia sociedad y para los propios compañeros. Así que la gran responsabilidad de los rectores y de los directivos de la Sociedad Española de Cardiología es conseguir que todas esas energías vayan en la misma dirección y se haga un reparto equitativo de los méritos y de los trabajos. Eso siempre es mucho más rentable que basar los proyectos en personalidades. Generalmente en todas las sociedades científicas hay personas de gran valía pero en esto, como en tantas otras cosas de la vida, el grupo siempre va a superar a las personalidades y a las personalidades hay que integrarlas en los grupos.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo. Acepto las cookies de este sitio. Políticas de privacidad