Sólo el 14% de los centros realiza un test de cribado universal de desnutrición

Las primeras unidades de nutrición clínica (UNC) surgen en los hospitales públicos del Sistema Nacional de Salud (SNS) en la década de 1980-1990 y se han ido incorporando progresivamente a los servicios de endocrinología y nutrición, siendo la nutrición artificial uno de los ejemplos más representativos de los programas terapéuticos coordinados desarrollados en estas unidades.

El estudio RECALSEEN (Recursos y Calidad en Endocrinología y Nutrición) desarrollado por la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición con la colaboración de la Fundación IMAS ha analizado los aspectos profesionales y organizativos relacionados con las UNC, así como su estructura y funcionamiento. Los resultados de dicho trabajo, relativos a este tema, han sido publicados en la Revista de Endocrinología y Nutrición. A pesar de su notable crecimiento y consolidación, la heterogeneidad de estas unidades entre los hospitales es notable, tanto en cuanto a los recursos asignados como al tipo de actividad desarrollada.

El 83% de los servicios de endocrinología y nutrición incorporan una UNC, porcentaje que asciende al 98% en los hospitales de 500 o más camas. Como mediana, estos servicios tienen una enfermera dedicada a nutrición, si bien el 35% no disponen de este recurso. El 53% de los servicios de endocrinología y nutrición con unidad de nutrición tienen dietistas integrados en la unidad (mediana: 1). Esta dotación de personal de enfermería y de dietistas-nutricionistas en las UNC sigue siendo insuficiente y, en este último caso, son frecuentes los contratos atípicos, o becas financiadas por proyectos de investigación o por la industria farmacéutica.

Los servicios de endocrinología y nutrición situados en hospitales de 500 o más camas tienen una mayor complejidad, con una amplia cartera de servicios de unidades monográficas (obesidad mórbida —78,3%—, nutrición artificial domiciliaria —87%—, enfermedades crónicas —65,2%—) y de técnicas específicas (como la impedanciometría en el 78% de estos servicios). Sin embargo, sólo se realiza un test de cribado universal de desnutrición en el 14% de los centros, y el diagnóstico secundario de desnutrición únicamente aparece en 12,3 informes por cada 1.000 altas hospitalarias.

La presencia de unidades para enfermedades nutricionales específicas, y la participación en grupos multidisciplinares se concentra en hospitales de 500 o más camas constituye una excelente oportunidad de desarrollo para las unidades de nutrición clínica.

Estos datos arrojados por el estudio RECALSEEN recogen información relativa al año 2016, la cual fue facilitada (mediante encuesta) por un total de 88 servicios de endocrinología y nutrición. Esto supone el 70% de los 125 hospitales generales de agudos que hay en el Sistema Nacional de Salud con 200 o más camas instaladas.

Informe RECALSEEN completo

 

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo. Acepto las cookies de este sitio. Políticas de privacidad