La SEPD establece estándares de calidad para mejorar la atención en las unidades de digestivo

 

La Sociedad Española de Patología Digestiva (SEPD) ha definido los Estándares de Organización y Funcionamiento para los Servicios de Digestivo del Sistema Nacional de Salud. Este proyecto, desarrollado con la colaboración de la Fundación Instituto para la Mejora de la Asistencia Sanitaria (Fundación IMAS), tiene como objetivo mejorar la atención a los pacientes atendidos por esta especialidad, los cuales suponen el 10% de las consultas en atención primaria y el 25% de todos los cánceres.

La especialidad de Aparato Digestivo provee servicios diagnósticos, terapéuticos y preventivos de enfermedades del tracto digestivo, hígado, vesícula, vías biliares y páncreas, experimentando un importante desarrollo en los últimos años con un notable incremento de la demanda de servicios endoscópicos diagnósticos y terapéuticos. Existe un gran esfuerzo asistencial y consumo de recursos orientado al diagnóstico precoz y cribado de estas enfermedades.

En el proyecto de Recursos y Calidad de Aparato Digestivo (RECALAD), igual que ocurre en otras especialidades, hay una gran variabilidad en la atención en los servicios de digestivo. Establecer unos estándares de calidad contribuirá a ofrecer una mejor atención a los pacientes y reducir las desigualdades. En este proyecto, además, definimos la visión del papel que deben desempeñar los servicios de digestivo en la sanidad pública española, lo que reforzará la labor asistencial de las y los digestólogos.

Estándares de organización establecidos

Partiendo de una revisión de la evidencia científica y basándose en trabajos previos del Ministerio de Sanidad, de la SEPD y de otros países de nuestro entorno, se han definido cuatro grandes bloques de estándares, estableciendo una serie de indicaciones para cada una de las actividades más frecuentes en cada uno de ellos. De esta manera, hay un bloque general para las unidades de digestivo; otro de unidades funcionales (endoscopia, enfermedad inflamatoria intestinal y hepatología); procesos (atención al paciente agudo hospitalizado, apoyo de consultoría a atención primaria y otras especialidades, atención al paciente crónico complejo y de continuidad asistencial, y endoscopia digestiva ambulatoria); y procedimientos (colangiografía retrógrada endoscópica, colonoscopia, endoscopia digestiva y gastroscopia).

Las unidades de digestivo (UD), por ejemplo, deberán disponer de al menos una unidad de endoscopia y contar con un mínimo de 6 especialistas en aparato digestivo. Además, la UD debe tener asignado un responsable (especialista en aparato digestivo) con dedicación en función de la complejidad del equipo asistencial, dotarse de un Manual de Organización y Funcionamiento, especificar qué unidades funcionales constan en la cartera de servicios, tener estandarizados los principales procesos y los procedimientos que realiza y elaborar una memoria anual. El alcance del proyecto se irá ampliando en la medida que se definan los estándares de un mayor número de unidades monográficas, procesos y procedimientos. En una segunda fase, se acreditarán las unidades que cumplan con los criterios de calidad establecidos.

“Desde la Fundación IMAS aplaudimos el paso adelante que ha dado la SEPD con este proyecto”, ha afirmado el Dr. Francisco Javier Elola, director de la Fundación IMAS. “La Sociedad Española de Cardiología y la Sociedad Española de Medicina Interna han puesto en marcha proyectos similares gracias a los cuales se han iniciado procesos de acreditación de calidad con los que se han certificado numerosas unidades voluntariamente. Creemos que éste es un elemento importante de mejora continua de la calidad al que esperamos se sumen otras sociedades científicas”.

 

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo. Acepto las cookies de este sitio. Políticas de privacidad