Asegurando la calidad de la atención en Medicina Interna

Entrevista Emilio Casariego, jefe de servicio de Medicina Interna del Hospital Lucus Augusti de Lugo, Ex Presidente de SEMI y Presidente del Comité de Estándares de la Sociedad.

 

Dr. Emilio CasariegoEl envejecimiento de la población y el aumento de la esperanza de vida están provocando transformaciones, aceleradas y radicales, en los patrones de enfermar. Es por ello que actualmente las unidades de Medicina Interna (UMI) atienden a más del 25% de los pacientes ingresados en los hospitales del Sistema Nacional de Salud, pacientes en su mayoría mayores de 80 años y con problemas crónicos de salud. Este nuevo escenario obliga a redefinir los modelos de asistencia sanitaria, tradicionalmente basados en la asistencia a procesos agudos. Algunas sociedades científicas de Medicina Interna (MI) de países desarrollados han propuesto nuevos modelos organizativos para adaptarse a los cambios. Sin embargo, estas propuestas solo son parcialmente exportables a nuestro modelo sanitario.

Es por ello que la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) ha elaborado, con el apoyo de la Fundación IMAS, los estándares y recomendaciones que considera fundamentales en la organización y el funcionamiento de las unidades de Medicina Interna. El objetivo es responder a las demandas actuales con eficiencia y calidad. Dichos estándares están detallados en el artículo “La Medicina Interna del siglo xxi: estándares de organización y funcionamiento” publicado recientemente en La Revista Clínica Española. La Sociedad Española de Medicina Interna seguirá un proceso de acreditación de aquellas UMI que certifiquen el cumplimiento de dichos estándares a través del proyecto SEMI-Excelente, similar al que actualmente está desarrollando la Sociedad Española de Cardiología.

Pregunta: ¿De qué manera se va a mejorar la asistencia con el proyecto de Estándares de Organización y Funcionamiento para un servicio de Medicina Interna Centrado en el Paciente?

Respuesta: Este documento supone un instrumento de mejora continua de la calidad y eficiencia de las unidades de medicina interna y propone estándares de calidad bajo un acercamiento novedoso. Hasta ahora las diferentes propuestas se basaban más en las modalidades asistenciales, es decir, en la estructura de los hospitales del SNS (hospitalización, consulta externa, hospitalización de día, etc.) y no en el proceso asistencial. Esta aproximación es clave ante uno de los mayores retos de la Medicina Interna y el Sistema Nacional de Salud: la gestión clínica del paciente crónico complejo. La atención adecuada de estos pacientes requiere poner a su disposición un amplio abanico de modalidades asistenciales que permitan garantizar su diagnóstico y tratamiento en el momento y lugar más adecuado.

P: ¿En qué consiste exactamente el Proyecto?

R: Es un proyecto en tres fases: la primera consiste en definir cómo debe organizarse y cómo debe funcionar un servicio de Medicina Interna; la segunda fase establece los estándares de calidad que debe respetar y cumplir; y la tercera fase consiste en implementar este proyecto en todos los hospitales de la red pública.

P: ¿Cómo se ha definido el marco de funcionamiento de los servicios de Medicina Interna y cómo se han establecido los estándares de calidad más adecuados?

R: En un primer lugar, se ha hecho un estudio de campo para conocer cuáles eran las funciones que estaban realizando los diferentes servicios. El estudio RECALMIN publicado en la Revista Clínica Española en mayo de 2016 ha permitido establecer la variabilidad de funciones que se realizan dentro del servicio y sus márgenes de funcionamiento. Además, con una revisión bibliográfica de cómo se realizan estas mismas funciones en servicios de otras especialidades y en otros países, se ha llegado a un acuerdo sobre cómo establecer los estándares iniciales. El ajuste posterior permitirá definir poco a poco los estándares precisos.

P:¿Cómo se consigue trasladar este proyecto a la práctica clínica?

R: Uno de los problemas que se ha planteado desde el principio es cómo impulsar su cumplimiento por los diferentes servicios de toda la red del país en el día a día de trabajo. Para ello, la Sociedad Española de Medicina Interna ha puesto en marcha un amplio programa de divulgación e implementación. Ha de tenerse en cuente que en el desarrollo del proyecto han participado todos los socios de la sociedad, esto es 8 de cada 10 médicos internistas que trabajan en nuestro país. Además, se ha publicado en las redes sociales de la sociedad, en la prensa interna, se ha comunicado en los diferentes congresos y reuniones y han aparecido varios artículos en la Revista Clínica Española. Por otra parte, se han realizado diferentes acciones formativas tanto para los jefes de servicio como para los responsables de unidad en los últimos dos años. Por último, este plan sería imposible de implementar sin la contribución de las autoridades gestoras y políticas de los diferentes servicios de salud de las Comunidades Autónomas. A ellas va dirigido un amplio plan de divulgación y puesta de conocimiento así como de formación en su implementación que se pone en marcha en junio de este año 2017.

P:¿Cuál ha sido la participación de la Fundación IMAS en este proyecto?

R: IMAS ha participado en todos los aspectos del mismo: en su diseño, concepción, gestión, desarrollo, divulgación e implementación. Su participación ha sido tan intensa que, desde el punto de vista como directivos de la sociedad, creemos que se puede decir que sería imposible haberlo llevado a cabo sin su estrecha participación. No podemos más que agradecer su conocimiento profundo de la Sanidad española y su capacidad para llevar a cabo proyectos muy complejos.