En 7 años la carga de Medicina Interna crece un 14% y los pacientes son 3 años más mayores

 

Dr. Antonio ZapateroEntre 2007 y 2014, las altas en las Unidades de Medicina Interna (UMI) en España han crecido un 14%, aunque, dado el aumento de los hospitales generales de agudos de la red pública, el promedio de altas dadas en cada UMI no ha variado. La edad media de los pacientes ha aumentado en 2,8 años situándose en los 74 años. Además, las comorbilidades (cáncer, malnutrición, demencia y otros problemas mentales, insuficiencia cardíaca, insuficiencia renal y úlceras de decúbito) han crecido un 24%. La tasa bruta de mortalidad ha aumentado un 1,9 y la estancia media hospitalaria ha disminuido en algo más de un día. Aunque esta reducción no tenga significado estadístico no deja de tener relevancia clínica, si se considera que se atienden pacientes de mayor edad y comorbilidad.

Éstas son algunas de las conclusiones del Estudio RECALMIN II, realizado por la Sociedad Española de Medicina Interna en colaboración con la Fundación IMAS tras analizar la evolución de la asistencia prestada en las Unidades de Medicina Interna (UMI) del Sistema Nacional de Salud en los años mencionados.

De entre los diagnósticos al alta más frecuentes, los que más crecieron fueron la sepsis (231%) y la neumonitis por aspiración (80,9%). Por el contrario, disminuyeron de forma notable (25,4%) las altas por bronquitis crónica y otras enfermedades pulmonares.

Un aspecto destacable de este estudio es la cuantificación del aumento de la carga asistencial derivada del envejecimiento poblacional, lo que debería traducirse en una menor relación de pacientes por enfermera que la existente actualmente, afirman las conclusiones del estudio. Los resultados también sugieren que se precisa de equipos multidisciplinares en la atención de los pacientes de las UMI para atender las comorbilidades, entre las que destacan la malnutrición -que ha aumentado en más de un 70%-, y los trastornos psiquiátricos. “También se requiere una mayor implantación de las buenas prácticas de gestión clínica, incluyendo el manejo sistemático de los pacientes crónicos complejos durante el proceso de hospitalización y en el ámbito comunitario”, añade el Dr. Antonio Zapatero Gaviria, presidente de la Sociedad Española de Medicina Interna y Coordinador de este estudio.