Gran inmadurez, menos de 1000 gramos de peso y varón: las condiciones más prevalentes para la Displasia Broncopulmonar

 

Manuel Sanchez Luna (izq) y Francisco Javier Elola (dcha)La Displasia Broncopulmonar (DBP) es la enfermedad pulmonar crónica del recién nacido prematuro que, como consecuencia de múltiples factores añadidos a la inmadurez de las vías aéreas y el pulmón, provoca una disminución del crecimiento pulmonar limitando la función respiratoria, pudiendo alcanzar formas graves e incluso producir la muerte. Por su baja incidencia -cada año afecta a cerca de 1.000 bebés nacidos en España- es una enfermedad rara y bastante desconocida para la población general.

Ahora, por fin se tienen datos concretos de las características de esta enfermedad en España gracias a la publicación del Informe del Registro del Grupo Español de Investigación en Displasia Broncopulmonar (GEIDIS) del año 2016. Puesto en marcha en enero de ese mismo año con el apoyo de la Fundación Fundación IMAS, esta base de datos ha recogido información de 455 pacientes de 54 centros participantes en el proyecto (lo que supone el 66% de los centros que atienden esta patología en el Sistema Nacional de Salud).

Según los datos obtenidos tras el estudio inicial del registro por el comité científico coordinado por la Dra. Cristina Ramos Navarro, neonatóloga del Hospital Gregorio Marañón, el 96% de los pacientes diagnosticados con Displasia Broncopulmonar (DBP), nacieron con menos de 32 semanas de gestación: el 79% antes de la semana 28 de gestación, siendo menores de 26 semanas el 21% de los pacientes. Es una enfermedad mucho más prevalente en niños (60,5%) que en niñas (39,5%) “porque los varones son más vulnerables” afirma el Dr. Manuel Sánchez Luna, jefe de servicio de neonatología del Hospital Gregorio Marañón y director del proyecto. El peso medio de estos neonatos fue 900 gramos, la estancia media hospitalaria fue de casi 3 meses (88 días) y la mortalidad en el ingreso del 2,5%. Un 69% de los niños con displasia broncopulmonar había nacido mediante cesárea y un presentan un alto índice de comorbilidades. El 62% sufrió una sepsis nosocomial.

La mayoría de los recién nacidos que sufrieron DBP no fueron intubados en paritorio (44,2%) y, además, no todos recibieron tratamiento con surfactante (el 80,4%). El 22,3% no requirieron asistencia respiratoria invasiva durante su hospitalización. “Esto confirma que, aunque en muchos casos existe el antecedente de una insuficiencia respiratoria inmediata, esto no es así siempre, por lo que esta enfermedad tiene probablemente un origen multifactorial y prenatal”, explica el Dr. Sánchez Luna quien es a su vez presidente de la Unión Europea de Sociedades de Neonatología y Medicina Perinatal (UENPS). “Este es el perfil de lo que conocemos como la nueva Displasia Broncopulmonar, una enfermedad relacionada con el desarrollo del pulmón y la vía aérea de los que nacieron muy inmaduros y en la que no siempre encontramos ya un antecedente traumático sobre el pulmón como la ventilación mecánica invasiva”, asegura.

Grados de Displasia Broncopulmonar

En cuanto al tipo de DBP encontradas, el 47,3% fueron formas displasias grado I o leves, un 25,9% displasias grado II o moderadas y el 16,3% fueron formas graves (DBP tipo III). El porcentaje de pacientes con DBP no clasificada es de un 10,5% por lo que el informe sugiere a las unidades informantes una serie de pruebas que ayuden a su diagnóstico.

Distribución geográfica de pacientes

Todas las Comunidades Autónomas (CCAA) excepto dos, han incluido pacientes en el Registro. Las que más pacientes han registrado son Andalucía, con un 24% del total, y Madrid, con el 21%.

GEIDIS

GEIDIS se constituyó con el objetivo de fomentar el estudio, la prevención y el tratamiento de la Displasia Broncopulmonar. Uno de los objetivos principales del registro es poder conocer mejor los pacientes y seguir su evolución longitudinal hasta la edad adulta. “Queremos descifrar marcadores precoces de pronóstico a muy largo plazo. Identificar a aquellos que precisarán una atención especial y quizás tratamientos más específicos. En definitiva, se abre un apasionante capítulo de la investigación en nuestro país de la patología respiratoria con origen en la inmadurez pulmonar”, sentencia el Dr. Sanchez Luna, quien es a su vez patrono de la Fundación IMAS.

Liderado por el Dr. Manuel Sánchez Luna, jefe de Neonatología del Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid, el comité de dirección de GEIDIS está formado por 6 profesionales neonatología y neumología pediátrica. Un total de 72 hospitales se han adherido a esta iniciativa representando al 90% de los centros del Sistema Nacional de Salud en nuestro país que tratan a pacientes susceptibles de padecer esta patología. GEIDIS está avalado por las la Sociedades Españolas de Neonatología y de Neumología Pediátrica, el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y cuenta con el apoyo de la Fundación Instituto para la Mejora de la Asistencia Sanitaria (Fundación IMAS), que actúa de Secretaría Técnica. El Grupo está vinculado asimismo con la Estrategia en EPOC del Sistema Nacional de Salud, siendo el Dr. Sánchez-Luna miembro de su Comité Científico.